miércoles, 1 de octubre de 2008

Orgullo hetero



A los que me enamoraron. A los que simplemente me parecieron guapos. A los que pasaron de mí. A los que me hicieron sentir la chica más feliz del mundo. A los que me rompieron el corazón. A los que me enseñaron algo. A los que me decepcionaron. A los que fueron mis amigos. A los que aún lo son. A los que empiezan a serlo. A los que se han ganado mi admiración. A mis compañeros. A los que me comería de arriba a abajo sin contemplaciones. A los adorables, los bohemios, los carismáticos, los caballerosos, los chulánganos. A los inalcanzables. A mi niño.

A los que existen... y a los que existen en mi cabeza (y, como diría Dumbledore, claro que están en mi cabeza, pero ¿por qué eso tendría que significar que no son reales?).

A todos los hombres, chicos, machos, muchachos, chavales, niños, príncipes y sapos que han influido en mi vida y que, durante más o menos tiempo, han ocupado mi pensamiento, dedico esta entrada. Algún día debería hacer una lista por orden alfabético o algo así... (seguramente la lista empezaría con Alsan y terminaría con Zelgadis ;) ).


De momento solo me comentan chicas, así que no sé si es una jugada muy inteligente. Pero me apetecía. Estoy harta del hembrismo, del desdén hacia el hombre, hacia lo masculino. Estoy harta de ese falso feminismo que se apoya en dejar al hombre por los suelos y luego (curiosamente) se vanagloria de hacer las mismas cosas que ellos.


A mí me encantan los hombres, ¿a qué negarlo? No voy a decir que sean peores ni mejores que las mujeres, porque es absurdo. Hay ciertos hombres mejores que ciertas mujeres, y viceversa. Tampoco voy a decir que son iguales, porque no es verdad, no somos iguales. Estoy harta de lo políticamente correcto. Los hombres y las mujeres, en líneas generales, somos distintos. ¡Y menos mal! Si no, menudo rollo...


Me encanta el misterio que tienen los hombres. Históricamente, las misteriosas hemos sido nosotras, y ellos los simples. Pero eso era porque ellos escribían la historia y les era difícil comprendernos. Para mí, un hombre tiene mucho más misterio que una mujer, y adoro no comprenderlos a la primera. Son simples y enrevesados a la vez. Un hombre puede llegar a experimentar un cúmulo de sentimientos contradictorios increíble a un mismo tiempo, de esos que casi te estalla la cabeza. Sí, igual que nosotras. No infravaloréis nunca el mundo interior de un hombre. Es mucho más complejo e intrincado de lo que ellos mismos -vaya usted a saber por qué razón- se empeñan en hacernos creer.


Un hombre puede guardas cosas preciosas en su interior. Puede sorprenderte enormemente. Y también puede ser un saco podrido y maloliente con cara de mister profident.

Los chicos pueden ser ser maquiavélicos y manipuladores, interesados, cotillas y maledicentes. Pero también son capaces de ser sinceros, transparentes, razonables, justos, idealistas, románticos, generosos, solidarios, divertidos, atentos, inteligentes, sencillos y tremendamente buenos.


Il uomo è mobile...


No todo es fútbol, coches y nenazas, señoras. Ahí afuera hay un montón de personitas que piden a gritos que los queramos por lo que realmente son. Pero claro, para eso hay que molestarse en descubrirlo, y darles una oportunidad. ;)


pd: el título es una chorrada que no tiene mucho que ver. ¿O sí? Me encantan los hombres, y si otro hombre puede sentirse muy orgulloso de ello, yo también puedo sentirme orgullosa. Y quien me diga que el título es discriminatorio o algo, se lleva un mojicón cibernético xD.

5 comentarios:

Casandra dijo...

Discriminadora!! XDXD Que nooo, que es broma!!

A mí también me encantan los hombres, para qué voy a negarlo?? Si tuviese que escoger entre un protagonista masculino o femenino, a no ser que el femenino fuese realmente extraordinario o me recordase a mí (quién podría ser?? Jum XD), elegiría el masculino. Y eso que son vagos, bestias, insensibles (o por lo menos se empeñan en aparentarlo) y además parece ser que todos se afanan en romperme el corazón de una forma u otra.

Pero me encantan. Supongo que, si me rompen el corazón, es precisamente por eso ^^

Besos!!

XaLFDM dijo...

sAbia que dirias algo de esos caballeros de marcados ideales y demás que tanto te gsutan :P.

a mi me gsutan las mujeres, los hombres me vuelven loca en demasiados sentidos XDXD. Entre que fueron hchos de una forma tan atractiva y su forma de ser, siempre me eh sentido muy a gusto con los tios (además, no habia muchas chicas (ninguna) frikis en mi entorno)). Xa-LFDM

PD: y el siguiente, hablemos de slayers!!!

Leodin DaCore dijo...

ays, q entrada mas chula!! XD nunca me habia parado a pensar todo lo que ciertos hombres, chicos, muchachos, principes y sapos :P han hecho en mi vida ^^ . Qué hariamos sin ellos!! y soy de tu misma opinion, somos diferentes, y es genial ser asi de diferentes.

PD A mi tmb me encantan *_____* !! jajaja

un besote!

Saramar dijo...

Bonita entrada-homenaje, aunque no sé yo si esos bichejos se lo merecen... XD.
Nas, a mí también me encantan los hombres; y precisamente por ello me las arreglo para que siempre me hagan sufrir (la culpa es mía, por querer cazarlos y hacerlos MÍOS ya desde el primer día T_T). Eso sí, para mí es válido decir que todos somos iguales, pero entendiendo lo que ello quiere decir: que todos poseemos el mismo derecho a ser diferentes ;-).
Eso sí, en mis relatos de humor seguirá habiendo tipas con muy mala leche que estigmaticen a adorables bobalicones... Aunque también salen tíos listos, ¿eh? Las coñas es lo que tienen XD.

Héctor dijo...

Pues a mí no me ponen los hombres y soy hetero. Urrrm, si lo pienso tiene su lógica.

Bien tu aportación, es la que me ha animado a meterme contigo, quiero decir, comentar por tu blog, porque de todas las cosas que pones con una no puedo estar de acuerdo, en la que afirmas que en líneas generales somos distintos.

Pues mire usted, señorita, a mí lo que me va dando la vida es el mensaje contrario. De siempre la sociedad nos bombardea con productos diferenciados en el target según género, la educación social de los roles por sexo es diferente... pero aparte de las diferencias que queramos inventarnos, somos la misma mierda.

¿Y por qué digo tacos? Fácil. Cuando era más bajito veía que los chicos éramos unos brutos que resolvíamos todo bajo el razonamiento de quién mea más lejos, mi única esperanza de salvación de la raza humana es que al menos las chicas llegarían al poder y nos salvarían el culo. Si bien lo ideal sería encontrarse que conforme creces te das cuenta que tu género es más cuerdo de lo que esperabas, descubres lo contrario: que el contrario es igual de burro que el propio.

Yo, insisto, creo que solo nos diferenciamos en dos aspectos: en el físico y el social. Pero nada que no se pueda solucionar con esfuerzo desde la educación lo segundo y con muchas, muchas hormonas lo primero (aunque bueno, por mí lo del físico lo dejamos como está, que estáis mu buenas todas).

Ale, ya tienes un comentario de chico, ya puedes decir que tienes fans masculinos y poner celoso a tu chico :)

Un besote,
Héctor