jueves, 12 de febrero de 2009

Hoy

Gratuitamente se nos da todo en esta vida, especialmente lo bueno. Reconozco que no me veo merecedora de todos los dones que he recibido a lo largo de mi existencia. Aunque por contra, y tal vez para equiparar la balanza, muchas veces llegan malas rachas sin que una haya cometido ningún crimen...
Curiosamente, nos da muchísima rabia pensar que pudiéramos estar sufriendo una especie de castigo divino sin merecerlo, y mientras tanto descuidamos tanto regalo a nuesto alrededor que se nos ha dado, esta vez sí, a cambio de nada. Incluso nos apresuramos a asegurar que todo lo bueno que nos pase es mérito nuestro. Aviados vamos. Señores, un poquito de humlidad ante todo (yo la primera).

Probablemente os estaréis preguntando que a qué leñe viene esto que estoy escribiendo, que qué me he fumado y tal. Os entrará la duda de si finalmente me ha entrado algo raro en la cabeza. Raro... raro es poco para describirlo.

En fin, lo único que me ocurre es que estoy agradecida. Sencillamente. Tantos agobios, tantas prisas... pero al final siempre queda un momento para la sonrisa, un rinconcito para los sueños. Eso es lo único que me hace falta para seguir viviendo.

Me temo que no me estoy explicando, pero da igual. Espero que logres encontrarle algo de sentido a esto. Solo hay que quedarse con lo más importante. ;)

7 comentarios:

Leodin DaCore dijo...

Aunque no te lo creas, te he entendido a la perfección, y me ha hecho gracia eso de que estaréis pensando en qué me he fumado, porque no estaba pensando eso. Será porque ese primer párrafo ha sido el lema de mi vida durante el 2008 y es algo que me han repetido muchísimo, hasta que lo he interiorizado. Y qué pasada, hoy estaba pensando en todo lo bueno que he recibido durante mi vida y lo bien que me lo he pasado :) .

No creo en las casualidades :)

Fiora dijo...

Cuánta razón tienes, Maku.
Gracias también a ti por recordármelo. Siempre viene bien que alguien te diga que levantes la cabeza y mires el cielo. No tendría por qué ser azul ¿verdad?

Hermes Argifonte dijo...

La sonrisa es el mayor regalo que se le puede hacer a una persona, y lo mejor es que es gratis. Yo soy lo que se podría denominar un optimista y contento patológico, da igual lo que me pase que la sonrisa y el ánimo los tengo siempre.

Gran blog, a todo ésto, que llevaba tiempo pasándome y no había comentado nunca.

Tu compi de moderación ;)

Anónimo dijo...

Las gracias las tengo que dar yo ^^
Perdona que sea con días de retraso XD
Un abrazo.
L.B

XaLFDM dijo...

Bueno y si tienes una mala racha, siempre estare ahi para empalagarte :3, besitos canibales!!!. XA-LFDM

Neferet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Neferet dijo...

Curiosa tu entrada. Tienes razón en muchas cosas y la gran mayoría de las personas, siempre hay excepciones, pensamos -me incluyo- en que todas las cosas "malas" que nos ocurren es por azar del destino o un "castigo divino" y cuando las cosas vienen a nuestro gusto, las obviamos restándole la importancia que merecen. Cuando tenemos un bache en el camino, nos ponemos una venda en los ojos y nos ofuscamos sin apreciar a las personas que tienes a tu alrededor.
No toda la vida es de color de rosa, como cuentan "algunas películas", y sí fuese ese el caso, ¡qué aburrida sería!